Caries en niños y adultos

Caries en niños y adultos

Las caries dentales son uno de los problemas más habituales con los que se tienen que enfrentar nuestros dientes. De hecho, algunos estudios apuntan a que es la enfermedad crónica más habitual en los niños. Independientemente de la edad, lo mejor, como siempre, es prevenir. Por ejemplo, ten en cuenta que las caries denominadas de esmalte se desarrollan lentamente pero, una vez alcanzan la segunda capa del diente (la dentina), su avance es mucho más rápido.

¿Cómo se producen las caries?

Cepillado DentalLa clave está en el azúcar y en el almidón que cuando se juntan con las bacterias de la boca producen ácidos que nos atacan. Pero, ¡que no cunda el pánico! Con ciertos hábitos podemos reducir su incidencia sin tener que renunciar a esos “caprichos” que nos alegran el día (siempre con moderación). En todo caso, durante la comida producimos más saliva por lo que los alimentos azucarados serán menos perjudiciales que si los consumimos entre horas. Igualmente, recuerda que mientras dormimos se reduce la cantidad de saliva por lo que es totalmente desaconsejable tomarlos antes de dormir y después del cepillado.

¿Cómo evitar las caries?

Resulta fundamental, claro, mantener una correcta higiene bucal (incluyendo el hilo dental, que a veces se nos olvida). Siempre os lo decimos: rutina, rutina y rutina. Una vez nos acostumbremos a ciertos hábitos, los practicaremos de manera natural y sin ningún tipo de esfuerzo.

Ya hemos comentado que la clave está en el azúcar y el almidón que, junto a las bacterias, pueden atacar nuestros dientes. Así, debemos evitar tomar en exceso refrescos, dulces, pasta, pan y otros como galletas saladas. Los cítricos y los productos ácidos también pueden favorecer la aparición de caries. Por ejemplo, un zumo de limón nos aporta muchas vitaminas pero deberemos intentar que no permanezca mucho tiempo en nuestra boca (es decir, cepillarse después de haberlo tomado).

Por el contrario, existen una serie de alimentos que nos ayudan en la lucha contra las caries. Pon en tu lista de la compra (verde y/o negro), lácteos y frutas y verduras ricas en fibra.

Por supuesto, debemos acudir al dentista con regularidad para poder detectar en fases iniciales las caries. Recuerda que si nos visitas por primera vez te realizaremos de manera gratuita un reconocimiento, un diagnóstico y una radiografía panorámica.

Los niños y las caries: cuestión de química

Química. Nuestros hijos, como el resto de los seres humanos, nos enfrentamos a continuos procesos químicos de los que no somos conscientes; y los más pequeños, mucho menos. De ahí que tendremos que prestar atención a sus hábitos. Y decimos hábitos porque los síntomas de las caries no son apreciables a simple vista hasta que el problema se encuentra en una fase avanzada (cuando los dientes han perdido brillo y se vuelve blanquecinos o, incluso peor, amarillentos y con dolor). Resulta fundamental, por tanto, que acudan a su revisión regular cada seis meses.

Lavarse dientesAprender a lavarse los dientes puede llevar un tiempo y lo mejor es tomarlo como un juego. Existen cepillos específicos para los niños que, además, juegan con colores y formas para ser más atractivos. Recuerda que hasta los 7 u 8 años no suelen ser capaces de cepillarse por sí mismos y que es necesario recordarles que deben escupir la pasta.
Aprovechamos que estamos hablando de los reyes de la casa para invitaros a leer nuestro post La succión del pulgar. ¿Es perjudicial chuparse el dedo?. Os puede resultar clarificador para entender este hábito que, si bien es natural, puede provocar algunos problemas si se continúa realizando después de la aparición de los dientes delanteros permanentes.

Finalmente, recordarte que en Clínica Médico Dental Princesa te podemos ayudar y resolver tus dudas. Dejános un comentario o, si quieres, pide tu cita (link) para que te antendamos personalmente. ¡Te esperamos, somos tu dentista en Argüelles!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *