Radiofrecuencia, medicina estética sin cirugía.

Radiofrecuencia, medicina estética sin cirugía.

La radiofrecuencia es un tratamiento que consiste en aplicar ondas electromagnéticas que producen un efecto tensor en la piel sin necesidad de pasar por el quirófano. Gracias a la radiofrecuencia podrás olvidarte, por ejemplo, de la celulitis y de la flacidez corporal o facial.

 ¿Cómo funciona la radiofrecuencia?

Los tratamientos con radiofrecuencia han sido sobradamente probados en el campo de la medicina tradicional, pero últimamente se han puesto de moda gracias a sus muchas aportaciones a la medicina estética.

La radiofrecuencia logra la reestructuración del colágeno profundo y la formación de nuevas fibras que sustituyan a las ya envejecidas, proporcionando una mayor elasticidad a los tejidos de la piel.

Este efecto tensor se produce porque la radiofrecuencia es una tecnología capaz de entregar la energía selectivamente en la dermis profunda y en las capas subdérmicas, mientras se protege la epidermis.

Los dos tipos de radiofrecuencia utilizados son la Bipolar, que provoca un calentamiento superficial de la piel, y la Unipolar, que produce un calentamiento en la parte más profunda de la dermis actuando sobre el tejido adiposo. Dado que el aparato de radiofrecuencia tiene cabezales tanto Unipolar Radiante como Bipolar, podemos entregar la energía a distintas profundidades, y así tratar distintos tipos de celulitis, y también la laxitud facial y de otras áreas.

Después del tratamiento la piel puede estar algo enrojecida. Este enrojecimiento tiene una duración de pocas horas o incluso minutos.

Se deben realizar varias sesiones del tratamiento de radiofrecuencia para que sea efectivo. El efecto máximo del tratamiento puede observarse una vez que han pasado entre 4 y 6 meses desde la última aplicación del tratamiento.

Ventajas de la radiofrecuencia

  • Incorporación a la vida cotidiana después de la sesión de aplicación.
  • La radiofrecuencia no produce hematomas ni cicatrices.
  • Durante los meses que siguen a las sesiones de tratamiento, la piel va fabricando fibras y sustancias que favorecen el efecto tensor en la piel.
  • La misma piel puede ser tratada nuevamente.

El tratamiento con radiofrecuencia está contraindicado en:

  • Embarazo y lactancia.
  • Portadores de prótesis metálicas, marcapasos, desfribriladores o cardioversores.
  • Cardiopatías graves.
  • Alteraciones de la coagulación.
  • Enfermedades del tejido conectivo y neuromusculares.
  • Cáncer.
  • Pacientes con sobrepeso importante.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *